POWr Event Slider

17°Domingo después de Pentecostes


Eph, 4-1: Os exhorto, pues, yo, preso por el Señor, a que viváis de una manera digna de la vocación con que habéis sido llamados, con toda humildad, mansedumbre y paciencia, soportándoos unos a otros por amor. (epistola del domingo)

El pasaje de la Carta de san Pablo a los Efesios que acabamos de escuchar (4, 1-16) es uno de los grandes textos eclesiales del Nuevo Testamento. Comienza con la autopresentación del autor: «Yo Pablo, prisionero por el Señor» (v. 1). La palabra griegadesmios dice «encadenado»: Pablo, como un criminal, está entre cadenas, encadenado por Cristo y así comienza en la comunión con la pasión de Cristo. Este es el primer elemento de la autopresentación: él habla encadenado, habla en la comunión de la pasión de Cristo y así está en comunión también con la resurrección de Cristo, con su nueva vida. También nosotros, cuando hablamos, debemos hacerlo en comunión con su pasión, aceptando nuestras pasiones, nuestros sufrimientos y pruebas, en este sentido: son precisamente pruebas de la presencia de Cristo, de que él está con nosotros y de que, en la comunión con su pasión, vamos hacia la novedad de la vida, hacia la resurrección. Así pues, «encadenado» es en primer lugar una palabra de la teología de la cruz, de la comunión necesaria de todo evangelizador, de todo pastor con el Pastor supremo, que nos ha redimido «entregándose», sufriendo por nosotros. El amor es sufrimiento, es entregarse, es perderse, y precisamente de este modo es fecundo. Pero así, en el elemento exterior de las cadenas, de la falta de libertad, aparece y se refleja otro aspecto: la verdadera cadena que ata a Pablo a Cristo es la cadena del amor. «Encadenado por amor»: un amor que da libertad, un amor que lo capacita para hacer presente el mensaje de Cristo y a Cristo mismo. Y también para todos nosotros esta debería ser la última cadena que nos libera, unidos con la cadena del amor a Cristo. Así encontramos la libertad y el verdadero camino de la vida, y, con el amor de Cristo, podemos guiar también a los hombres que nos han sido encomendados a este amor, que es la alegría, la libertad. (Papa Benedicto XVI, 23/02/2012)


Adoración

El Jueves tendremos adoración al Santísimo de 9 y media a 10 y media de la noche.

Catecismo: 

El Viernes habrá, D.m., Catecismo de perseverancia para niños a las 6 de la tarde.
También el Viernes tendremos catecismo de adultos a las 9 de la noche en el piso de la calle Magdalena.
El Sábado a las 11 catecismo de niños.

Se predicará un retiro para hombres del 9 al 12 de octubre.

Siguen abiertas las inscripciones para los catecismos de primera comunión y de confirmación

Aviso importante para la misa en la Santa Cruz:

El sábado próximo, 26 de septiembre no habrá misa en la Santa Cruz, tendremos en la Casa Santa Teresa de Jesús a las 7 de la tarde.