Ordenaciones en Florencia - ¡Pedimos oraciones!


¡Oh Dios Omnipotente!

A Ti recurrimos en nuestras necesidades,

En Ti buscamos la paz

en nuestras tribulaciones,


Para nuestra Santa Iglesia

con tu infinita bondad:

¡DANOS SACERDOTES SANTOS, SEÑOR!


Para mantener la Doctrina

que Cristo dejó a su pueblo

para salvara la humanidad:

¡DANOS SACERDOTES SANTOS, SEÑOR!


Para conducir a tu pueblo hacia Ti,

para glorificar y adorar a Cristo

en la Eucaristía:

¡DANOS SACERDOTES SANTOS, SEÑOR!


Para enseñar y guiar a tu pueblo

hacia el Reino de Cristo:

¡DANOS SACERDOTES SANTOS, SEÑOR!


¡Oh Padre Celestial!

En tu divino poder,

confiamos nuestra Santa Iglesia,

para que siempre en ella resplandezca

la LUZ del Espíritu Santo.

¡María, Reina y Madre de la Iglesia!

Bajo tu mano ampáranos.

Y con tu cariño Maternal,

protege a tus Hijos Predilectos,

los Sacerdotes. Amén.

Santísima Trinidad - Chartres 2019

Avisos de la Semana

El jueves - Fiesta de la Corpus Christi - adoración después de la misa de las 20hs.
El viernes, catecismo de confirmación de niños

 

Peregrinación de Chartres con el capitulo Nuestra Señora del Pilar












más fotos aquí

En la pagina oficial de Notre-Dame de Chrétienté

Jornadas de convivencia y formación - Verano 2019

¡Apuntad la fecha YA!

 

Después del éxito del año pasado, este verano, del 12 al 14 de julio tendremos nuevamente las Jornadas de Convivencia y Formación en la casa de Santa Mónica en Becerril de la Sierra  ( www.villasantamonica.es ).

Horarios:

 Comenzaremos el 12 a las 15 h y terminaremos el 14 a las 19 h


Precios:

Si se inscriben y abonan antes del 7de Julio el precio es:

·      Curso completo con pensión completa

1.     Adultos:                                            110€ por persona
2.     Niños hasta 9 años:                        55 € por persona
3.     Niños menores de 2 años:             Gratis   

·      Asistencia a las conferencias tarde-noche más cena

1.     Adultos y niños:                              25€ por persona

Si se inscriben y abonan después del 7 de Julio

·      Curso completo con pensión completa

4.     Adultos:                                            130€ por persona
5.     Niños hasta 9 años:                        65 € por persona
6.     Niños menores de 2 años:             Gratis  

·      Asistencia a las conferencias tarde-noche más cena

2.     Adultos y niños:                              30€ por persona

Si asisten 3 miembros o más de una misma familia tendrán un descuento del 10%. También se organizaran actividades para los niños.

Inscripción: 

 Por correo a la dirección cgo.olazabal@icrsp.org

Por teléfono llamando al 659 538402.

Por favor, para facilitar la organización, pedimos que se pague el 20% del importe correspondiente a lo solicitado, sea en mano, sea por Banco. Recuerdo la cuenta: Banco Popular ES 54 0075 0458 01 06 00986360, a nombre del Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote.

domingo después de la Ascensión - Avisos de la semana

et ascendit in Caelum

Avisos de la semana

El jueves, adoración después de la Santa Misa de 20hs en la Paz
El viernes, primer viernes: adoración después de la misa de las 20hs hasta las medianoche. 
El sábado, catecismo de primera comunión

Rezamos por todos los peregrinos  que van a caminar hacia Chartres este fin de semana!

El sábado 15, Jornada de convivencia y formación con el concurso de catecismo en el Cerro de los Ángeles. Empezamos con el concurso a las 12.30hs.


5º domingo después de Pascua y rogativas - Avisos

Aquel día pediréis en mi nombre y yo os digo que yo rogaré al Padre por voso­tros
Procesión de las rogativas en el seminario de Gricigliano

Avisos de la semana

Este Jueves se celebra la fiesta de la Ascensión, misa a las 7,30hs en Casa Santa Teresa, a las 20hs en la Paz. La fiesta se solemniza el próximo domingo.

Adoración este jueves después de la Santa Misa.

El viernes, catecismo de confirmación de niños, y catecismo de perseverancia.

Sábado: primer sábado, Santo Rosario en el Parque de Camoens a las 17hs.
Sábado: reunión del grupo de jóvenes Isabel la Católica, 19hs, Santa Misa y charla a las 20hs.

Peregrinación en el Cerro de los ángeles y concurso de catecismo

El día 15 de junio
Con el concurso de Catecismo a las 12,30hs

Sobre las rogativas - Dom Gueranger


LAS ROGATIVAS Y EL TIEMPO PASCUAL. — Hoy da comienzo un triduo dedicado a la penitencia. Este acontecimiento inesperado parece a primera vista una especie de anomalía en el tiempo pascual; y, sin embargo, cuando se reflexiona sobre su sentido se comprende que esta institución tiene una relación íntima con los días en que nos encontramos. Es cierto que el Salvador decía antes de su Pasión que "durante la estancia del Esposo entre nosotros, no es tiempo de ayunar" ¿pero estas últimas horas que preceden a su partida para el cielo no tiene algo de melancólico? ¿Y no nos sentimos naturalmente llevados ayer a pensar en la tristeza resignada y contenida que oprime el corazón de la divina Madre, y el de los discípulos, en vísperas de perder a aquel cuya presencia era para ellos anticipo de goces celestiales?
ORIGEN DE LAS ROGATIVAS. — Ahora debemos referir cómo y con qué ocasión el Ciclo litúrgico fué completado, en este tiempo, por la introducción de estos tres días durante los cuales la Santa Iglesia, tan radiante como estaba por los esplendores de la Resurrección, parece querer volver de repente al duelo cuaresmal. El Espíritu Santo que la dirige en todos los acontecimientos ha querido que una humilde Iglesia de las Galias, poco después de la mitad del siglo v, diese comienzo a este rito, que se extiende rápidamente a toda la catolicidad, donde fué recibido como un complemento de la liturgia pascual.
La Iglesia de Vienne, una de las más ilustres y más antiguas de la Galia meridional, tenía por Obispo, hacia el año 470, a San Mamerto. Múltiples calamidades habían desolado esta provincia recientemente conquistada por los Borgoñones. Terremotos, incendios, fenómenos formidables agitaban las ciudades cual signos de la cólera divina. El santo Obispo, deseando elevar la moral de su pueblo, impulsándole a dirigirse a Dios cuya justicia debía ser aplacada, prescribió tres días de expiación, durante los cuales los fieles se entregarían a las obras de penitencia, e irían en procesión cantando salmos. Fueron escogidos para el cumplimiento de esta piadosa resolución los tres días que preceden a la Ascensión. Sin ninguna duda, el Santo Obispo de Vienne echaba de este modo los fundamentos de una institución que la Iglesia entera iba a adoptar. Con todo, es necesario admitir que Mamerto no fué el creador de esta solemnidad, él no hizo más que precisar el modo litúrgico y fijar la fecha. En efecto, sabemos que en Milán estas procesiones tenían lugar, no los tres días que preceden a la Ascensión, sino la semana siguiente, y en España, el Concilio de Gerona, celebrado en 517, ordena procesiones los Jueves, viernes y sábados después de Pentecostés. Además, Sidonio Apolinar, contemporáneo de San Mamerto, dice que estas procesiones existían antes de San Mamerto, pero que este realzó su solemnidad. (Rev. Sén., t. XXXIV, p. 17.)
Como era justo las Galias comenzaron. San Alcimo Avito, que sucedió casi inmediatamente a San Mamerto en la silla de Vienne atestigua que la práctica de las Rogativas estaba ya consolidada en esta Iglesia. San Cesáreo de Arlés, en los comienzos del siglo vi, habla de ellas como de una costumbre ya muy extendida, designando al menos por estas palabras todo el territorio de las Galias que se encontraba entonces bajo el yugo de los Visigodos 3. Se ve claramente que toda la Galia no tardó en adoptarla, si se leen los cánones promulgados a este objeto en el primer Concilio de Orleáns celebrado en 511, y reunido de todas las provincias que reconocían la autoridad de Clodoveo. Los reglamentos del concilio referentes a las Rogativas dan una alta idea de la importancia que ya entonces se daba a esta práctica. No solamente se prescribe la abstinencia de carne durante los tres días, sino que el ayuno es de precepto. Ordena también se dispense del trabajo a los criados, para que puedan tomar parte en las largas funciones de estos tres días. En 567, él Concilio de Tours sancionaba del mismo modo, la obligación de ayunar en las Rogativas y én cuanto a la obligación de guardar fiesta durante estos tres días la encontramos también reconocida en las Capitulares de Carlomagno y de Carlos el Calvo.
LA PROCESIÓN DE LAS ROGATIVAS. — El principal rito de las Iglesias de las Galias durante estos tres días consistía desde sus orígenes en estas marchas solemnes acompañadas de cánticos suplicatorios y que se han llamado procesiones por que se hacen de un lugar a otro. San Cesáreo de Arlés nos enseña que aquellas que tenían lugar en las Rogativas duraban seis horas completas; de suerte que el clero, al sentirse fatigado por lo prolongado de los cantos, las mujeres cantaban a coro a su vez, para dejar a los ministros de la Iglesia tiempo de respirar \ Este detalle, tomado de las costumbres de las Galias en esta época primitiva, puede hacernos comprender la indiscreción de aquellos que en nuestros tiempos modernos, han propuesto la abolición de ciertas procesiones que ocupaban una parte notable del día, y esto, fundados en la idea de que esta prolongación debía ser considerada en sí misma como un abuso.
La salida de la Procesión de las Rogativas era precedida de la imposición de la ceniza sobre la cabeza de aquellos que tomaban en ella parte, que era todo el pueblo. Inmediatamente tenía lugar la aspersión del agua bendita; después el cortejo se ponía en marcha. La procesión estaba formada del clero y del pueblo de muchas iglesias de categoría secundaria que caminaba con la cruz de una Iglesia principal, cuyo clero presidía la función. Todos, clérigos y laicos, caminaban con los pies desnudos. Se cantaban las Letanías, Salmos, Antífonas, y se iba a cualquiera de las basílicas destinadas para la estación, en donde se celebraba el Santo Sacrificio. Se visitaban las Iglesias que se encontraban en la ruta y allí se cantaba una antífona en alabanza del misterio o del santo bajo cuyo título habían sido consagradas.
GRANDES EJEMPLOS. — Así fueron en sus orígenes y así han sido por mucho tiempo los ritos observados en las Rogativas. El monje de San Galo, que nos ha dejado tan preciosas memorias sobre Carlomagno, nos dice que en estos días el gran Emperador dejaba su calzado como los más humildes fieles y caminaba con los pies desnudos detrás de la cruz desde su palacio hasta la Iglesia de la Estación. En el siglo XIII Santa Isabel de Hungría daba también el mismo ejemplo; se complacía en confundirse durante las Rogativas con las mujeres más pobres del pueblo, caminando también con los pies descalzos, y cubierta de un burdo vestido de lana. San Carlos Borromeo, que renovó en su Iglesia de Milán tantos usos antiguos tampoco olvidó las rogativas. Con sus cuidados'y sus ejemplos, reavivó en su pueblo el antiguo celo por una práctica tan santa. Exigió de sus diocesanos el ayuno durante estos tres días y lo cumplía él mismo a pan y agua. La Procesión a la que todo el clero de la ciudad estaba obligado a asistir y que comenzaba por la imposición de la ceniza, partía de la Catedral al rayar el día y no volvía sino tres o cuatro horas después del mediodía, habiendo visitado el lunes trece iglesias, nueve el martes y once el miércoles. El Santo Arzobispo celebraba el Santo Sacrificio en una de estas iglesias y dirigía la palabra a su pueblo,
Si se compara el celo de nuestros padres por la santificación de estas tres jornadas con la indolencia que acompaña hoy sobre todo en las ciudades la celebración de las Rogativas, no podemos menos de reconocer también en esto una de las señales del debilitamiento del sentido cristiano en la sociedad actual. Y con todo son importantísimos los fines que se propone la Santa Iglesia en estas Procesiones en las que deberían tomar parte tantos fieles que disponen de tiempo y que en lugar de consagrarle a servir a Dios con las obras de la verdadera piedad católica, le emplean en ejercicios privados que no atraen sobre ellos las mismas gracias y aportan a la comunidad cristiana los mismos auxilios de edificación.
LAS ROGATIVAS EN LA IGLESIA DE OCCIDENTE. — Las Rogativas se extendieron rápidamente de las Galias a toda la Iglesia de Occidente. Estaban ya establecidas en España en el siglo VII y no tardaron en introducirse en Inglaterra y más tarde en las nuevas iglesias de Germania, a medida que se iban fundando. La misma Roma las adoptó en 801, en el pontificado de San León III. Poco tiempo después, cuando las Iglesias de las Galias, habiendo renunciado a la liturgia galicana para adoptar la de Roma, admitieron en sus usos la Procesión de San Marcos. Pero existía esta diferencia, que en Roma se conservó en la Procesión del 25 de abril el nombre de Letanías mayores, reservando el de Menores para las letanías de Rogativas; en cambio en Francia se llamó a éstas últimas Letanías Mayores, y a las Letanías de S. Marcos se las conoció con el nombre de menores.
Pero la Iglesia romana, sin despreciar la devoción de las Iglesias de las Galias que se creyeron en el deber de introducir en el Tiempo pascual tres dias de observancia cuaresmal, no adoptó este rigor. La repugnaba entristecer con el ayuno la alegría de cuarenta días que Jesús resucitado concede todavía a sus discípulos. Se limitó pues, a prescribir la abstinencia de carne durante estos tres días, y tal fué su práctica a través de los siglos, hasta que en nuestra época el relajamiento de las costumbres cristianas la obligó a modificar su antigua disciplina en este punto. La iglesia de Milán, que como hemos visto, guarda tan severamente la Institución de las Rogativas, la ha colocado en el lunes, martes y miércoles que siguen al domingo en la Octava de la Ascensión, es decir, después de los cuarenta días consagrados a celebrar la Resurrección.
Así pues, es necesario, para conservarnos en esa auténtica norma de donde la Iglesia romana nunca se sale, considerar las Rogativas como una institución santa que viene a moderar nuestras alegrías pascuales pero no a anularlas. El color morado que se emplea en la Procesión y en la Misa de la Estación, no tienen como fin indicarnos todavía la partida del Esposo; sino advertirnos que esta partida está próxima; y la abstinencia impuesta antiguamente en estos tres días, aunque no iba acompañada del ayuno, era ya como una señal anticipada de la tristeza de la Iglesia, por esta presencia del Redentor, que le iba a ser arrebatada tan pronto.
Hoy el derecho eclesiástico no menciona ya el lunes, martes y miércoles de Rogativas entre los días que obliga la ley de la abstinencia a los fieles '. Se vislumbra cierto decaimiento del sentido cristiano en las generaciones de nuestro tiempo, las súplicas de dispensa, hoy más numerosas, han impuesto este abandono de la antigua disciplina. Es una expiación menos, una intercesión menos, un socorro menos, en un siglo ya tan empobrecido de los medios por los que la vida cristiana se conserva, se doblega el cielo, se obtienen gracias de salvación. Los fieles debían sacar en conclusión que la asistencia a las procesiones de la amistad de estos tres días ha llegado a ser más oportuna que nunca, y que urge compensar —uniéndose a la oración litúrgica—la abolición de una ley salvadora, que data de tan antiguo, y que en sus exigencias, pesaba tan suavemente sobre nuestra molicie. Una institución tan venerable, sancionada por las ordenanzas de la Iglesia y la práctica de tantos siglos, debe permanecer siempre en honor en esta Francia que, por su ejemplo, ha impuesto a toda la cristiandad la solemnidad de las Rogativas.
Según la disciplina actual de la Iglesia, las procesiones de las Rogativas, cuya intención es implorar la misericordia de Dios ofendida por los pecados de los hombres, y obtener la protección celestial sobre los bienes de la tierra, van acompañadas del canto de las Letanías de los santos y completadas por una Misa especial que se celebra, sea en la Iglesia de la Estación, sea en la Iglesia misma de donde ha partido la Procesión, a no ser que deba detenerse en cualquier otro santuario.
LAS LETANÍAS DE LOS SANTOS. — Nunca se llegarán a tener en una estima excesiva las Letanías de los Santos a causa de su poder y de su eñcacia. La Iglesia recurre a ellas en todas las grandes ocasiones, como un medio de tornarnos propicio a Dios, haciendo un llamamiento a toda la corte celestial. Si no se puede tomar parte en las Procesiones de las Rogativas, se reciten al menos estas Letanías en unión con la Iglesia: de este modo se participará de los beneficios de una tan santa institución y se contribuirá a obtener las gracias que la cristiandad solicita por doquier en estos tres días; finalmente se realizará un acto de católico.

Perégrinación en el Cerro de los Ángeles - concurso de catecismo


Aviso importante: 
Antes de la comida, 
tendremos el concurso de catecismo a las 12,30hs. 

4º domingo después de Pascua - Avisos

Este jueves, adoración

Sábado:catecismo de primera comunión

A venir: 
7-8-9 de junio: peregrinación de Chartres
15 de junio: peregrinación en el Cerro de los Ángeles para el año jubilar.



Domingo de la Misericordia

Avisos de la semana

Esta semana no habrá misa en la Casa Santa Teresa de Jesús el 1 y 2 de mayo.
Adoración este jueves y del Primer Viernes (hasta la medianoche)
Rosario del Primer Sábado en el Parque del Oeste a las 5 de la tarde.

Primero Domingo de Pasión

Avisos de la Semana

Adoración el jueves a las 21hs, 
Catecismo de perseverancia a las 18hs. 

Sábado de Pasión: Misa en el Valle - Via Crucis

El sábado tendremos misa a las 13hs en la capilla de la hospedería del Valle de  los Caídos, y luego participamos al Via Crucis a las 16hs.

AVISO IMPORTANTE : LOURDES 2019

Un año más, el Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote nos convoca a la tradicional peregrinación a Lourdes, que tendrá lugar, D.m., los días 30 de abril y 1 de mayo próximos.

Para mayor comodidad de los peregrinos, desde el Instituto se ha organizado el viaje, ofreciendo transporte y estancia.

El autobús desde Madrid partirá al mediodía del lunes 29 de abril, regresando hacia la medianoche del 1 de mayo. En fechas próximas se informará del lugar y hora exactos de salida.




Semana Santa 2019



SEMANA SANTA 2019

Semana Santa en el modo extraordinario (en latín)
se celebra en la iglesia Nuestra Señora de la Paz
(calle O'Donnell y Doctor Esquerdo Metro O'Donell)

Domingo de Ramos:
10:45hs Misa rezada (sin bendición de los ramos)
13:15hs  Bendición de los Ramos, Procesión y
Misa Cantada
 20:00hs  Misa  rezada

---------
Jueves Santo:
Misa vespertina a las 17 hs

---------
Viernes Santo:
Función litúrgica a las 13:30 hs

---------
Sábado Santo:
Vigilia Pascual a las 22:30 hs
---------
Pascua de Resurrección:
Misa  a las 10:45 hs y a las 20 hs

Domingo de Laetare - Avisos

Misa Solemne de Laetare en la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes en Libreville

Avisos de la semana

Catecismo

El lunes: catecismo de confirmacion de adultos a las 9 de la tarde.
El jueves tendremos como de costumbre adoración después de Misa hasta las 10 de la noche.
El viernes tendremos catecismo de confirmación de niños de 6 a 7 y media de la tarde.
El sábado tendremos catecismo de primera comunión a las 10 y media de la mañana.

Primer Viernes - Primer sábado

El viernes, por ser primer viernes de mes, tendremos adoración al Santísimo después de Misa de 8 de la tarde hasta medianoche. No tendremos Via Crucis.
El sábado, por ser primer sábado de mes, tendremos el rezo del Santo Rosario en el Paseo de Camoens a las 5 de la tarde.

Semana Santa

Son los mismos del año pasado.
El domingo de Ramos tendremos Misa rezada a las 10:45 h y a las 13:15 h Solemne Bendición de los Ramos y Misa Cantada
 

AVISO IMPORTANTE : LOURDES 2019

Un año más, el Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote nos convoca a la tradicional peregrinación a Lourdes, que tendrá lugar, D.m., los días 30 de abril y 1 de mayo próximos.

Para mayor comodidad de los peregrinos, desde el Instituto se ha organizado el viaje, ofreciendo transporte y estancia.

El autobús desde Madrid partirá al mediodía del lunes 29 de abril, regresando hacia la medianoche del 1 de mayo. En fechas próximas se informará del lugar y hora exactos de salida.

 

Tercer Domingo de Cuaresma - Avisos

"quien no está conmigo está contra mí"

Avisos de la semana

El jueves tendremos, D.m., adoración del Santísimo de las 9:30 a 10:30 de la noche. 
El viernes,
     - Catecismo de perseverancia de 6 a 7 de la tarde
     - VIA CRUCIS después de la Santa misa de 20hs en NS de la Paz
El sábado tendremos catecismo de primera comunión a las 11 de la mañana.

Jornada de Convivencia y formación

El sábado 30 tendremos Jornada de Convivencia y Formación en el Cerro de los Angeles a la 1 y media de la tarde.
Nos encontraremos en las mesas que están a la entrada del recinto - cada uno lleva su comida para comer en las mesas.
13hs: Saldrán coches para quienes lo necesiten a la una desde la Casa Santa Teresa de Jesús.
16h30: conferencia
18hs30: Santa Misa en la iglesia de las carmelitas. 

AvISO IMPORTANTE : LOURDES 2019

Un año más, el Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote nos convoca a la tradicional peregrinación a Lourdes, que tendrá lugar, D.m., los días 30 de abril y 1 de mayo próximos.

Para mayor comodidad de los peregrinos, desde el Instituto se ha organizado el viaje, ofreciendo transporte y estancia.

El autobús desde Madrid partirá al mediodía del lunes 29 de abril, regresando hacia la medianoche del 1 de mayo. En fechas próximas se informará del lugar y hora exactos de salida.

Comentario de Don Guéranger: 

LA LUCHA CONTRA SATANÁS. — Pero si debemos temer mucho el poder terrible que puede ejercer en nuestros cuerpos y evitar todo contacto con él en las prácticas que preside, y que son el culto a que aspira, también debemos temer su influencia en nuestras almas. Considerad cuánto le ha costado a la gracia divina arrojarle de vuestra alma. En estos días la Iglesia nos ofrece todos los medios para salir vencedores: el ayuno acompañado de la oración y la limosna. Tendréis paz y vuestro corazón, vuestros sentidos purificados, se transformarán en templos de Dios: Pero no vayáis a  creer que ya habéis aniquilado a vuestro enemigo. Está irritado, la penitencia le ha expulsado de su dominio y ha jurado tantear todos los medios para apoderarse. Temed, pues, en la recaída en el pecado mortal y para fortificar en vosotros este temor saludable, meditad el contenido de las palabras de nuestro Evangelio.
El Salvador nos enseña que este espíritu inmundo, arrojado de un alma, anda vagando por los lugares áridos y desiertos. Le devora el verse humillado y siente de antemano las torturas de este inñerno que lleva con él por todas partes del que quisiera distraerse si pudiera, perdiendo a las almas que Jesucristo rescató. El Antiguo Testamento nos habla de los demonios reunidos y que andan vagando por lugares desiertos. Así el Arcángel San Rafael relegó a los desiertos del alto Egipto al espíritu infernal que había hecho perecer a los siete maridos de Sara. Mas no siempre el enemigo del hombre se resigna a vivir alejado de la presa que ambiciona. Le impulsa el odio como al principio del mundo y se dice: "ya es hora que vuelva a la casa de donde salí". Pero no vendrá solo; quiere salir victorioso y para conseguirlo traerá, si es necesario, con él otros siete demonios peores aun que él. ¡Qué ataque prepara al alma si no está de sobreaviso y fortificada, si la paz que Dios le ha vuelto no es una paz firme! El enemigo explora la situación del lugar; con su habitual perspicacia examina los cambios que se han obrado en su ausencia.
¿Qué observa en esta alma con quien ha poco tenía amistad y su morada? Nuestro Señor nos lo dice: el demonio la encuentra indefensa, pronto a recibirle de nuevo; nada de resistencia. Parece que el alma ansiaba esta nueva visita. Entonces el enemigo, para asegurar más su conquista va a buscar refuerzos. El asalto está dado nada, se opone; y pronto en lugar de un huesped infernal, el alma recibe  un tropel; "y añade el Salvador, el último estado de ese hombre es peor que el primero". Comprendamos el consejo que nos da la Santa Madre Iglesia al darnos a leer este pasaje del Evangelio.
Por todas partes hay conversiones a Dios; muchas conciencias se van a reconciliar y el Señor los va a perdonar sin medida; pero, ¿perseverarán todos? Cuando el año próximo llegue de nuevo la Cuaresma y convoque a los cristianos a la penitencia, todos estos que en estos días se van a sentir arrancados del poder de Satanás mantendrán sus almas limpias y libres de su yugo? Una triste experiencia no permite a la Iglesia esperar tal consuelo. Muchos recaerán poco después de su rescate en los lazos del pecado. ¡Oh, si se apoderase de ellos la justicia de Dios en este estado! Sin embargo esta será la suerte de muchos, tal vez de un gran número. Temamos, pues las recaídas; y para asegurar nuestra perseverancia, sin la cual de nada nos sirvió el recuperar algunos días la gracia de Dios, vigilemos en adelante, oremos, defendamos la situación de nuestra alma, luchemos; y el enemigo desconcertado por la tenacidad irá a otra parte avergonzado y furioso. 



secunda semana de Cuaresma - San José


Avisos de la semana

El martes, fiesta de San José: día de precepto. Misa a las 7,30hs, y a las 20hs en La Paz.
El jueves, fiesta de San Benito, patrón del Instituto, se concede una indulgencia plenaria a las condiciones habituales al asistir a la Santa Misa de 7,30hs o de 20hs.
El viernes, catecismo de confirmación de niños a las 18hs.

Via Crucis

Durante la Cuaresma, Via Crucis cada viernes después de la Santa Misa de 20hs.

Retiro Cuaresmal

El sábado 23, se predicará en Nuestra Señora de la Paz un retiro de Cuaresma:
11hs: exposición del Santísimo
Meditaciones y confesiones
13hs: Santa Misa

Reflexiones: San José, el más grande de los Santos

 Todos sus privilegios y toda su dignidad le vienen de ser el esposo de María, padre de Jesús y, a la vez, de ser el hombre justo y bueno, a quien el Señor puso al frente de su familia. ¡Cuántas veces jugaría con Jesús, le enseñaría a trabajar, y sobre todo, le demostraría un amor a toda prueba! José es el hombre del silencio. No nos dice ni una palabra en el Evangelio. Pero, con su actitud callada y reservada, nos enseña a ser humildes y a cumplir calladamente y sin alardes nuestras obligaciones de cada día. ¡Cuántas veces sufriría por no tener algo mejor que darle a Jesús! ¡Cuántas veces pasaría hambre y sed en su camino y estadía en Egipto! Pero toda su vida estuvo al servicio de Jesús y de María. Y supo cumplir bien su misión. Por eso, Dios lo ha encumbrado por encima de todos los santos.[1]
Con estas palabras del padre Peña quise comenzar esta breve reflexión sobre la santidad de San José. Después de la Santísima Virgen María, el más santo entre los santos del cielo.

image

Aunque no lo sabemos a ciencia cierta, puesto que no es una verdad divinamente revelada por Dios, no es difícil que una sana teología católica nos lleve a considerar a San José como el más grande santo en el cielo. Muchos santos y grandes teólogos de renombre así lo han considerado, y ¿por qué? Pues si del Bautista leemos en la sagrada escritura que fue santificado desde el vientre de su madre, ¿no lo había de ser también quien fuera escogido por Nuestro Señor como custodio de lo más precioso, lo más sagrado que jamás haya existido o pisado nuestra tierra? Así es, mucho teólogos afirman, como opiniones privadas claro, que San José también fue santificado desde antes de nacer. ¿Podríamos por ventura encontrar un hombre como éste, lleno del espíritu de Dios? (Gén. 41, 38).
Ahora, hablemos un poco sobre una teoría, que en lo personal es muy de mi agrado sobre el por qué San José, entre los santos de Dios, es el más encumbrado en el cielo.
El padre Antonio Royo Marín O.P. sostenía la teoría de la soberana santidad del patriarca San José en la unión hipostática de Nuestro Señor. Para empezar, definamos en que consiste la hipóstasis del Señor. La unión hipostática consiste en la unión de las dos naturalezas, humana y divina, en una sola persona (en este caso la segunda de la Santísima Trinidad). Ahora, podremos preguntarnos ¿y esta unión efectuada en Jesús qué tiene que ver con San José, siendo él una persona completamente diferente de la segunda de la Santísima Trinidad? Pues tiene mucho que ver, bastante diría yo. El padre Royo Marín empieza su explicación diciendo, que así como la Virgen María participó directamente de la santidad de Nuestro Señor, ya que en su benditísimo vientre sucedió un milagro que deja sin luz al sol más grande, como lo fue la unión de las dos naturalezas en la única persona del Salvador, así el glorioso patriarca San José, si no participó directamente, claro que lo hizo indirectamente.

image

¿Cómo es que se explica la participación de San José en esta unión si no hubo participación de su parte en la concepción del Señor? El padre Royo Marín utiliza un ejemplo que a mí me resulta especialmente hermoso. Había una palomita sobrevolando un paraje, llevaba una semilla en su pico. Luego, al ver un jardín particularmente hermoso dejó caer aquella semilla que con el transcurso del tiempo floreció hasta volverse el árbol más hermoso. Pues bueno, la palomita era el Espíritu Santo, la semilla era Nuestro Señor Jesucristo y el jardín sobre el que cayó dicha semilla era el purísimo vientre de la Reina del cielo. ¡Pero el dueño de ese jardín es San José! Esa semillita no sólo cayó en la más dulce de las vírgenes, esa semillita cayó dentro de la propiedad de San José, dentro del vientre de su purísima esposa. Y ya sabemos que la Escritura nos dice que hombre y mujer son una sola carne.[2] Así, haciendo esta bellísima pintura, el padre Antonio Royo Marín subraya la especialísima predilección de Dios hacia el santo patriarca y su preeminencia por sobre todos los santos, ya que a ningún otro santo o ángel existente le permitió participar directa o indirectamente de la unión hipostática de su hijo. Únicamente a María y a José. Y como decía Juan Pablo II: precisamente, del matrimonio con María es de donde derivan para José su singular dignidad y sus derechos sobre Jesús. Es cierto que la dignidad de la Madre de Dios llega tan alto que nada puede existir más sublime; pero, porque entre la beatísima Virgen y José se estrechó un lazo conyugal, no hay duda de que a aquella altísima dignidad por la que la Madre de Dios supera con mucho a todas las criaturas, él se acercó más que ningún otro. Ya que el matrimonio es el máximo consorcio y amistad… se sigue que Dios ha dado a José como esposo a la Virgen no sólo como compañero de vida, testigo de su virginidad, sino también para que participase por medio del pacto conyugal en la excelsa grandeza de ella.[3]
Ahora, viendo que si la Virgen fue preservada de toda mancha desde antes de nacer, San José santificado desde el vientre de su madre para participar de esta unión y ser digno custodio de estas dos preciosísimas prendas, Jesús y María, podemos preguntarnos ¿a qué cumbres de santidad no llegarían la Virgen y San José viviendo enamorados de Dios y teniendo por director espiritual al mismísimo Jesús durante todas sus vidas? Es algo bruto, algo abismal, algo insondable pensar en la santidad de este singular par predilecto de Dios.

image

Y siendo que este par se amaba tanto, y ellos amaron con infinito amor al hijo que Dios les mandó, muchos han hablado sobre la asunción de San José, cosa que como opinión personal yo estoy completamente persuadido. Y no, hablar de la asunción de San José no contradice el dogma católico, puesto que no atenta contra verdad alguna de las consideradas de fide. Así que con completa libertad teológica podemos hablar sobre el tema. El padre Royo Marín afirma que qué tristeza habría en el cielo, si como de fide sabemos que están en cuerpo y alma los cuerpos de Jesús y María no estuviese el de San José. Qué triste que la Sagrada Familia que tanto se amó en este mundo y que tanta luz irradió a cuantos trataron con ellos, estuviera incompleta en el cielo. No, para muchos esto no puede ser así y muchos nos negamos a pensar que San José aún se encuentra enterrado en nuestro miserable suelo, esperando la resurrección de la carne. El famoso italiano Isidoro de Isolano (+1528), llamado el profeta de san José, en su obra Somma dei doni di san Giuseppe, escrita en 1522, dice: El evangelio atestigua que los cuerpos de muchos santos resucitaron después de la pasión del Salvador (Mt 27, 52-53). Y estamos persuadidos que, entre ellos, se encuentra, sin duda alguna, el de José… Además, es propio del hijo honrar a su padre y cuidar de su cuerpo después de muerto. Por eso, Cristo, al resucitar los cuerpos de muchos santos, no podía dejar en el sepulcro el cuerpo de su padre putativo… Igualmente, podemos creer que, si en vida honró a José más que a todos los otros, llamándole padre, también lo ensalzaría por encima de todos después de su muerte.[4] Si Jesús no podía estar en el cielo y dejar enterrada en este mundo a su madre, no hay pero que valga para no pensar lo mismo de su padre. Si bien, adoptivo, pero su padre al final de cuentas. A su vez San Leonardo de Puerto Mauricio afirma: decid que san José, al morir, fue transportado al empíreo en cuerpo y alma por privilegio particular anotado en los Proverbios: Todos los de su casa van vestidos con doble estola (Prov. 31, 21), es decir, los de la familia de la mujer fuerte, o de la Virgen María, llevan doble estola, entendiendo los sagrados intérpretes por doble estola, la glorificación del alma y del cuerpo.[5] Y por último, tratándose de este tema dice san Francisco de Sales: no hemos de dudar en manera alguna de que este glorioso santo goza en el cielo de mucho crédito ante Aquel que tanto le favoreció hasta el punto de elevarlo hasta allí en cuerpo y alma; lo cual es tanto más probable cuanto que no nos queda de él ninguna reliquia en la tierra; y me parece que nadie puede dudar de ello, porque ¿cómo pudo negar a san José esta gracia Aquel que se le mostró obediente durante toda su vida?… Y, si es verdad, cosa que debemos creer, que en virtud del Santísimo Sacramento que recibimos, nuestros cuerpos resucitarán el día del juicio, ¿cómo podemos dudar de que hizo subir consigo a los cielos en cuerpo y alma al glorioso san José que había tenido el honor y había recibido la gracia de llevarlo con tanta frecuencia en sus brazos, en los cuales Nuestro Señor tanto se complacía? Es pues indudable que san José está en el cielo en cuerpo y alma. ¡Qué dichosos seríamos, si mereciésemos tener parte en sus santas intercesiones! Porque nada se le niega ni por parte de Nuestra Señora ni de su glorioso esposo.[6]

image-153.jpeg

Así pues, cuando busques un santo protector, un santo defensor que sea oído por Dios de manera singular y particular. Un santo que te ayude a defender la pureza y la gracia contra los embates del demonio, el mundo y la carne, no dudes en acudir a San José. Quisiera terminar esta pobrísima reflexión sobre la santidad  del señor San José con las siguientes palabras del Damasceno:
“José es esposo de María, nada mayor puede decirse”

León de Manresa.
Ad maiorem Dei gloriam

*permitida su reproducción mencionando a DominusEstBlog.wordpress.com